CURIOSIDADES


A lo largo de todos estos años el mundo en la corneta y el tambor, ha evolucionado de una manera incalculable. Si nos trasladáramos a principios del Siglo XIX, podríamos decir que la corneta, era el instrumento básico utilizado por bandas militares europeas. Antiguamente, se utilizaba para dar el toque a las tropas de infantería del ejército.

Pues bien, teniendo en cuenta que la voz principal en este tipo de formaciones musicales es la corneta, a continuación, os explicaremos alguna que otra cosa, que pensamos que es conveniente saber sobre el instrumento que argumentamos.

La corneta, al igual que todos los instrumentos musicales, está formado por distintas partes como: boquilla, tudel, llave o campana.

En este caso, la boquilla, al igual que ha ocurrido con el instrumento en sí, ha evolucionado de tal manera, que hoy día, podemos ver infinitas versiones en el mercado; cada una con una característica en especial, según el tipo de labio que posea el músico que la vaya utilizar. Teniendo en cuenta esta gran ventaja, aconsejamos que antes de coger un instrumento de tanto recorrido y en tan pequeña dimensión; el músico se hiciese un estudio, para valorar cuál es el tipo de boquilla que más se le aconseja para forzar el labio lo menos posible.


El tudel, es la pieza que ayuda a la afinación del instrumento. Esta, se puede extraer hasta la altura que el afinador nos de la señal perfecta. Podemos decir, que mientras más se le saque el tudel, más grave será la afinación. Siempre se aconseja afinar antes de comenzar cualquier tipo de interpretación, puesto que la temperatura ambiental hace también variar la afinación de la misma.


La llave, al igual que ocurre con el tudel, también provoca al girarla, que el recorrido sea más o menos largo. Os explicamos, en el caso de una corneta Do-Reb, la posición vertical, deja fluir el aire libremente hacia la campana. Sin embargo, si la dejamos horizontal, nos obliga a que el recorrido del aire pase además, por el codo incorporado a la misma.



La campana, es la parte por la que pasa el recorrido final del aire. Esta suele ser una de las partes más delicadas del instrumento, puesto que cualquier tipo de golpe que se lleve por más mínimo que sea, la daña. Hay que tener en cuenta que está hecha en la mayoría de los ejemplos de un material frágil como es el latón.


La tesitura, es la extensión de notas que abarca cualquier instrumento, en el caso de la corneta de llave, su tesitura no es completa, puesto que no es capaz de interpretar todas las notas musicales. De ahí, que en el mundo de la corneta y el tambor, comenzase a ayudarse de la trompeta a una sola voz hace décadas, para que de esta manera, la interpretaciones tuviesen aún más cuerpo.

Como cualquier instrumento, la corneta requiere un mantenimiento regular del mecanismo, al igual que el físico de la misma, de esta manera, conseguiremos que la vida útil de la misma sea aún más prolongada.
 
En cuanto al físico de la corneta, se recomienda siempre utilizar el famoso “algodón mágico” el cual de los distintos tipos de limpiadores de metal existentes en el mercado, éste es el más aconsejable, y una vez seco, limpiar con un bayeta de manera fuerte, hasta sacar el brillo perfecto.


Se aconseja, que la boquilla sea limpiada en un intervalo de dos semanas como máximo, utilizando un cepillo que pueda caber dentro de la misma, así, extraeremos todo tipo de restos que se puedan quedar en el interior de la misma y tengan como repercusión, que el caudal del aire se vea influido como ocurre cuando esta tiene cualquier tipo de suciedad.



Para la limpieza del rotor interior o transpositor que nos hace cambiar de Do a Reb, se recomienda que al igual que se hace con la boquilla, se haga con este; o sea, desmontar y echar sólo y exclusivamente, aceite especial para instrumentos de música.

Para mantener el tudel en perfectas condiciones, se recomienda aplicar vaselina especial en crema. De esta manera, el tudel podrá deslizarse con facilidad evitando su fijación a la corneta, evitando así, problemas a la hora de tener que afinar porque se haya quedado fijo y no se pueda mover debido a la oxidación. Se aconseja, realizar una sola aplicación mensual.




Todos estos productos de mantenimiento, hoy día lo podéis conseguir mediante un kit de mantenimiento para la corneta, el cual viene equipado con cepillos para boquilla, crema para tudel, y aceite para instrumentos musicales.

  
Como muchos sabéis, a todos nos gusta de vez en cuando tocar la corneta en nuestra casa, pues bien, para eso está la sordina. Este accesorio, nos permite disminuir la dinámica del instrumento además de, cambiar el timbre. De esta manera, ningún vecino se nos podrá quejar ante el ruido provocado.

La respiración es un elemento importante a tener en cuenta a la hora de interpretar la corneta, puesto que no es igual que para hablar o hacer ejercicio, ya que es necesario controlar los músculos que intervienen en la respiración. La más correcta de las utilizadas, es la respiración diafragmática. El diafragma, está localizado por debajo del pecho, y un efecto visible al realizar correctamente dicha respiración, es que el abdomen sobresale.


Por último, queremos hacer mención además, sobre la postura , puesto que es vital a la hora de obtener un buen sonido y rendimiento. En cuando a la cabeza debe de mantenerse erguida para que pase bien el aire por la tráquea, nada de tocar con la cabeza mirando hacia abajo, o de lado. Los brazos hay que abrirlos un poco, pero sin exagerar, formando un ángulo de 45 º con respecto a la columna vertebral. La del labio, es importantísima además, porque es uno de los factores principales por los que debemos comenzar a saber dominar primeramente lo mejor posible, para así, ejercer la menor presión posible sobre la boquilla y que el ataque de la lengua sea el más perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario